Los visados para residir en territorio español a cambio de inversiones inmobiliarias de más de 500.000 euros marcarán en 2018 un nuevo récord.

 Del 1 de enero al 31 de octubre de este año, 5.778 extranjeros han obtenido un visado al amparo de la ley de apoyo a emprendedores y su internacionalización, una golden visa. La ha conseguido tras una inversión inmobiliaria de más de 500.000 euros.

Ese supuesto es el que más se usa, al margen de la reagrupación familiar, entre los que contempla la norma para obtener la residencia a cambio de una inversión. Este año, también hasta octubre, lo han utilizado 546 personas, según el Ministerio de Exteriores. Las cifras sugieren que España acabará 2018 con un nuevo récord de visados dorados. A falta de los dos últimos meses del año, los datos casi igualan a los de todo 2017 (5.876 permisos, 563 por adquirir inmuebles). Desde que se puso en marcha el programa en 2013, para atraer inversores durante la crisis, los permisos no han dejado de crecer cada año.

España es el socio de la UE con más golden visa, 24.095 según datos oficiales.

¿Riesgo de blanqueo?

En España el Estado ha delegado en manos privadas la facultad de hacer de policía. La ley antiblanqueo convierte en responsables a todos los que participan en el proceso, por lo que cualquier sospecha debe denunciarse. El inversor debe justificar la procedencia de cada euro y los bancos se han puesto muy severos. También es imprescindible un certificado de penales impecable.

Pero para el representante de Transparencia Internacional, la normativa actual “no resulta suficiente porque diluye la responsabilidad de llevar a cabo los procesos de diligencia debida entre bancos e intermediarios”. La ONG cree que el Estado debería realizar comprobaciones más estrictas. Como prueba de que ahora no se hacen, señala el corto periodo (menos de un mes) que tarda en otorgarse una golden visa desde que se justifica la inversión.

Un privilegio de este procedimiento es que puede hacerse desde España, a diferencia de lo que sucede con otros permisos.

CHINOS EN MADRID Y BARCELONA, RUSOS EN LA COSTA DEL SOL

Las últimas estadísticas oficiales sobre golden visa concedidas no detallan dónde se instalan los solicitantes de este tipo de permisos, pero las personas familiarizadas con el trámite coinciden en que Barcelona y Madrid son los lugares predilectos. También hay determinadas comunidades con preferencia por zonas concretas.

Lo que sí detallan los datos de la Secretaría de Estado de Comercio (que no incorporan 2018) son las nacionalidades de quienes han obtenido un visado dorado en España. A excepción de 2013, cuando solo se dieron 36 permisos porque la ley entró en vigor casi en octubre, los chinos han liderado todos los años. En total suman 4.640 golden visa.

Los rusos son la segunda nacionalidad más frecuente (1.997 permisos) pero sus solicitudes son cada vez menos y, si se observa solo 2017, ocuparon el quinto lugar. EE UU, en tercer lugar con 1.609 visados, cada vez se acerca más a Rusia, al igual que sucede con los brasileños (1.178 visados). Los residentes indios son los quintos, pero en 2017 crecieron mucho: 653 de los 916 permisos totales se les concedieron el año pasado. En sexto y séptimo lugar aparecen los dos primeros países hispanohablantes: Venezuela y México.